advocat custodia reus

Aspectos clave a la hora de establecer el régimen de guarda y custodia

¿Cuales son los factores que tiene en cuenta el Juez a la hora de adoptar el régimen de guarda y custodia de los hijos menores?

 

El régimen de guarda y custodia respecto de los hijos menores es uno de los puntos más conflictivos en toda ruptura sentimental, y que en muchas ocasiones cuando no existe acuerdo entre las partes será el Juez quien lo terminará acordando, es por ello que resulta muy necesario saber de ante mano en que criterios se basa a la hora de tomar dicha decisión.

 

En su artículo “La custodia compartida alternativa. Un estudio doctrinal y jurisprudencial” la profesora Cristina Guilarte Martin-Calero la define como aquella potestad que atribuye el derecho de convivir de forma h dabitual con los hijos menores o incapacitados, bien de forma permanente hasta que recaiga nuevo acuerdo o decisión judicial (atribución unilateral a un progenitor), bien de forma alterna o sucesiva en los periodos prefijados convencional o judicialmente (guarda compartida alternativa).

 

Una vez dicho esto, ¿cuales son los criterios a tener en cuenta por el Juzgador a la hora de establecer el sistema de guarda y custodia de los menores?

 

Si bien el actual Art. 92.6 del Código Civil insta al Juez a valorar:

 

1) Deberá recabar informe del Ministerio Fiscal.

2) La opinión de los menores (cuando tengan suficiente Juicio),

3) Las alegaciones de la partes vertidas en la comparecencias, así como las pruebas practicadas

4) La relación que mantengan los padres entre sí y con sus hijos.

 

El actual Artículo 233-11 del Llibre Segon del codi Civil de Catalunya, así como el anteproyecto de Ley sobre el ejercicio de la corresponsabilidad parental y otras medidas a adoptar tras la ruptura de la convivencia, que vendrá a modificar la actual regulación del Art. 92 del Código Civil, van mucho más allá y establecen que el Juez deberá prestar especial atención, en todo caso, a:

 

1) La edad, opinión y arraigo social, escolar y familiar de los menores.

2) A la relación que los padres mantengan entre sí y con sus hijos;

3) A la aptitud, voluntad e implicación de cada uno de ellos para asumir sus deberes, respetar los derechos del otro, y cooperar entre sí para garantizar la relación de los hijos con ambos progenitores;

4) A la  posibilidad de conciliación de la vida familiar y laboral de los padres;

5) A la situación de sus residencias habituales, a la existencia de estructuras de apoyo en los respectivos ámbitos de los padres, al número de hijos y a cualquier otra circunstancia concurrente en los padres e hijos de especial relevancia para el régimen de convivencia.

 

La anterior, no es una lista cerrada, y siempre se podrán tener en cuenta otros factores que ayuden al Juzgador a acordar aquello que más beneficie al menor, atendiendo a que el principio que rige es el interés superior del menor, respecto del de los padres.

 

Jaume Porqueras González

Abogado